“Las TICs, más la posibilidad de utilizarlas y adaptarlas,
son el factor crítico para generar y acceder a la riqueza,
el poder y el conocimiento de nuestro tiempo.”
Manuel Castells


Si hoy en día se realizara una encuesta a nuestra sociedad sobre la necesidad de saber leer y escribir obtendríamos probablemente una respuesta afirmativa entre la actitud perpleja y ariada de nuestro encuestado por lo absurdo de nuestra pregunta. Si en ese momento formularamos la cuestión de si sabe leer y escribir digitalmente y si considera
necesaria esa habilidad en su vida cotidiana es posible que obtuvieramos mayor diversidad en las respuestas.

Esa diversidad se cristaliza en una pluralidad de patrones de uso de Internet: desde los medios que se utilizan para conectarse (Pc o dispositivos móviles) y la frecuencia de utilización hasta el tipo de interacción con la información. Esta tipología también tiene cierta asociación con la edad, el grado de conocimiento de conceptos y la habilidad en el
manejo de las TIC.

La definición, caracterización y cuantificación de estos patrones en poblaciones digitales es un ámbito central y emergente de debate. La clasificación de estos grupos permite estudiar las brechas o lineas divisorias entre la forma
de relacionarse con las TIC que tiene las distintas poblaciones digitales. Su interés nace en el peligro de crear desigualdades de oportunidades de los miembros de una sociedad y comprometer su desarrollo
económico y cultural.

Para percibir la repercusión del fenómeno de la brecha digital tómese su tiempo e imagine que sólo una parte de la sociedad supiese leer y escribir. Quizás sea necesario evocar dos imágenes relacionadas con el término brecha ,
heredadas de la época infantil, la primera de ellas como “fractura o ruptura” y la segunda como “una distancia pequeña de separación entre dos partes, pero de considerable profundidad”. El estudio de la brecha no es trivial, ya que no existe una única brecha y quizás en algunos casos sea una frontera de límites difusos. La definición de las poblaciones digitales es un elemento clave en este sentido.

La utilización de internet, no sólo es un tema de aptitud o capacidad económica, tecnológica y de dominio de conocimientos sobre conceptos y procedimientos de acceso a las TIC, es tambien una cuestión de actitud.

La trascendencia del estudio de la brecha digital descansa en que buena parte de un desarrollo sostenido en el tiempo de la innovación de una sociedad, descansa sobre Internet. Como afirma Freire, J. “Es un motor social y económico que promociona actitudes creativas y de innovación”.

PRESENTACION

El Atlas de la brecha digital. España 2007 describe cuantitativamente las poblaciones digitales por Comunidades Autónomas en España.Contiene en sus 43 páginas, 7 tablas de datos, 39 mapas, agrupados en 5 series cartográficas y un pequeño glosario. La finalidad de su creación es ofrecer cifras para el debate de las poblaciones digitales en España.

Tres son las notas más destacadas que caracterizan este atlas:

  • La definición de grupos de población según el tipo de uso que hacen de Internet.
  • La cuantificación de esas poblaciones digitales a partir de los datos de la Encuesta Equipamiento y Uso de Tecnologías de Información y Comunicación en los Hogares. Año 2007. del Instituto nacional de estadística (INE)
  • La dimensión geográfica del atlas, que emplea como unidad territorial la Comunidad Autónoma.

DESCARGAR

Disponible para usuarios registrados

LEER

[issuu width=620 height=497 printButtonEnabled=false backgroundColor=%23222222 documentId=091015025254-3c60b026cab742429431320e0ed41fb1 name=abd_esp_2007 username=carto20 tag=spain unit=px v=2]

LIBRO EN FORMATO PAPEL

Bubook

 

 

 

Leave Comment