El Método planimétrico de Intersección Inversa es un viejo conocido de aquellos que hemos sido estudiantes de topografía. Este método topográfico consiste en la determinación de la posición (X,Y) (LONGITUD, ALTITUD) de puntos, mediante observaciones angulares hechas desde éstos y dirigidas a otros puntos de coordenadas conocidas.

El primero en resolver el Problema de la Intersección Inversa, tanto geométricamente como por cálculo trigonométrico, fue el holandés Willebord Snellius, en su obra “Eratosthenes batavus”, publicada en 1.624. Annque es conocido por el problema de Pothenot.

La tecnología GPS resuelve el mismo problema de forma distinta, se basa en la medición de tiempos y distancias. Recientemente Google maps ha puesto en funcionamiento beta el servicio My location que utiliza la red de torres de telefonía móvil para conocer la poción de un usuario de telefonía móvil que no hace falta que tenga un receptor gps. En este caso se utiliza una triangulación inversa “poligonal” bastante ingeniosa. La precisiones de este método creo que ronda los centenares de metros pero tiene la ventaja de estar disponibles con un simple teléfono móvil o celular..

Para los que nos hemos enfrentado a la laboriosa resolución numérica y en campo de un Pothenot estos sistemas suponen un gran avance. Una vez más parece corroborarse que La automatización es un paso necesario, junto a la disponibilidad tecnológica, para la socialización de un algoritmo o de una técnica.

Desde la perspectiva de la consulta cartográfica buen ejemplo de ésto es Google maps. La producción cartográfica será el siguiente reto, que parece seguir la línea de integrar los receptores GPS como funcionalidad en los más diversos dispositivos. ¡Incluso en las videoconsolas!